Es hora de que su red crezca. Con AFN, puede ocuparse de sí misma, entregando aplicaciones, servicios y experiencias automáticamente.

Las redes tradicionales se están explotando al límite mediante entornos virtuales, dispositivos inteligentes y aplicaciones en tiempo real. En el ojo del huracán, su equipo de TI tiene que mantener el tipo o todo habrá terminado. Este es el reto:

  • Se está produciendo la virtualización de servidores y equipos de sobremesa
  • Los empleados utilizan aplicaciones de vídeo y colaboración en tiempo real que requieren un gran ancho de banda
  • El personal y los dispositivos móviles invitados y los elementos conectados superan en número rápidamente a los equipos TI tradicionales
  • El flujo de tráfico está cambiando de servidor-a-equipo de sobremesa (norte a sur) a servidor-a-servidor (de este a oeste)
  • Su infraestructura de red existente se encuentra bajo un estrés tremendo

¿Cual es la respuesta?

Pero, ¿qué sucede si su red pudiera reconocer de forma dinámica las necesidades de los usuarios y adaptarse a ellas? Simplificaría operaciones, reduciría costes y le devolvería el control.
Aquí es donde entra AFN. Una Intelligent Fabric de datos. Menos capas de red. Control automatizado. En cualquier lugar.

Su red se adapta dinámicamente a las aplicaciones, usuarios y dispositivos que contiene, ofreciendo una experiencia de usuario excepcional sin dolores de cabeza. Sin mencionar los ahorros de costes a largo plazo.

Y esa es exactamente la razón por la que la fluidez de aplicaciones se está convirtiendo en una estrategia fundamental entre los profesionales de TI empresarial.

¿Qué es una Application Fluent Network?
Basándonos en el modelo que Gartner denomina ‟luidez de aplicaciones”, nuestra Application Fluent Network permite el control de aplicaciones de tres maneras:
Una arquitectura resistente que simplifica la red reduciendo sus capas. Gracias a nuestra galardonada tecnología Intelligent Fabric, que proporciona conectividad de cualquier tipo, seguridad incorporada y acceso unificado en redes con cable e inalámbricas para una experiencia de usuario perfecta.
Control automático de cómo se sirven las aplicaciones en tiempo real. Optimiza dinámicamente el rendimiento de la red basándose en el reconocimiento contextual del usuario, la aplicación, el dispositivo y la ubicación.
Operaciones racionalizadas que reducen la complejidad de la red mediante el aprovisionamiento automático, la gestión convergente, el bajo consumo de energía líder del mercado y el tamaño reducido del hardware.
¿Por qué tener fluidez de aplicaciones?

  • Proporciona una experiencia de usuario de alta calidad: garantía de calidad de servicio (QoS), seguridad y disponibilidad en cualquier ubicación gracias a herramientas de análisis y entrega orientadas a las aplicaciones.
  • Racionaliza las operaciones de TI: reduce notablemente la carga de trabajo de TI con la automatización de Intelligent Fabric, el aprovisionamiento automatizado y el registro automático de invitados.
  • Reduce los costes de la infraestructura de red: reduce los gastos de capital simplificando los enlaces de conmutación y de red; reduce los gastos operativos con costes de operación bajos, una red autorrecuperable y movimientos/adiciones/cambios automatizados.

Quizá tenga también interés en...
Documentos