Hoy en día, es posible virtualizar el controlador; al ejecutarlo de forma distribuida, los AP inteligentes pueden gestionarse a sí mismos con inteligencia coordinada.

Los controladores WLAN (un servidor o aparato montado en bastidor) trabajan con puntos de acceso (AP) delgados que recuperan su firmware y la configuración desde el controlador WLAN, que ofrece un único punto de gestión para toda la red inalámbrica. También actúa como un cortafuegos para todo el tráfico inalámbrico que se dirige a través del controlador, un punto individual de control y terminación para todo el tráfico inalámbrico.

Hoy en día, es posible virtualizar el controlador, implantarlo y ejecutarlo de forma distribuida en los propios AP con inteligencia coordinada. Los AP inteligentes y avanzados se gestionan como un sistema o clúster único y manejan el control y los planos de reenvío de una manera distribuida y coordinada.

Una solución de gestión unificada y control distribuido elimina el controlador anteriormente requerido de arquitecturas de implementación inalámbrica y ofrece muchas posibles ventajas a las organizaciones y sus departamentos de TI.

Ventajas

Productos Relacionados