Las operaciones empresariales y los modelos financieros están cambiando de diversas formas pero con algo en común: son tendencias digitales.